12 octubre, 2018 Coaching, Liderazgo, Varios 0 Comentarios

3 claves para ser más seguro.

Buenas días mis wonders! Hoy me apetece escribir a cerca de la seguridad. Ingrediente importante que te permite disfrutar de esta vida.

Según la R.A.E. seguro (Del lat. Seccurus) es: libre y exento de todo peligro, daño o riesgo. Cierto, indubitable y en cierta manera infalible. Firme, constante y que no está en peligro de faltar o caerse. No sospechoso.

Cuando no estamos seguros de:

  • quienes somos,
  • de si lo estamos haciendo bien,
  • de si seremos capaces de llevar algo a cabo que nos hemos propuesto,
  • o que seamos lo suficientemente válidos para el otro,

lo que hacemos inconscientemente para ganar seguridad en lo que nos estamos creyendo en ese momento, es hacer realidad esos pensamientos y cumplir la profecía proyectada.

Es decir, si crees que no eres lo suficientemente válido para el otro, vas a entrar en una dinámica de acciones de forma inconsciente, que va a hacer que realmente para esa persona no estés a la altura, cuando en otras circunstancias estarías a la altura de sobra. ¿Y cómo es posible esto si eres la misma persona expuesta en diferentes situaciones?

Porque de esta manera a tu mente ( podemos llamarla también Pepito Grillo, creencias, lo que me han contado o he oído siempre, lo que me cuenta la gente que me rodea), le das la razón de que realmente no estás a la altura, y así la dejas tranquila y no tiene que pensar nuevas estrategias o caminos neuronales, ni activar nuevos mecanismos hormonales que le suponen un gasto orgánico extra. Esto puede suceder por:

  • Que estés en una situación que te recuerde alguna otra de tu pasado en la que no fuiste capaz de resolverlo con éxito. Entonces tu mente te dice que es más de lo mismo y se rinde y todos tranquilos, por decir algo.
  • Que esa situación te recuerde algo doloroso o traumático y AÚN no sepas cómo resolverlo o sanarlo. Si tu mente te dice que tienes una tara, pues no hay solución posible. Otra vez todos “tranquilitos”.
  • Encontrarte en una situación en la que tú crees que es la perfecta y tienes miedo a perderla o no obtenerla. Y mentalmente “te juegas mucho”. Así que te aferras como Golum a su anillo y desde ahí, te aseguro que tu mejor versión no sale.
  • No haberte encontrado en una situación parecida y carezcas de experiencia en ello. Y tu mente, te dice que no lo vas a conseguir o que es muy difícil. Cuando en realidad la vida te ha puesto ahí porque eres el mejor candidato para ello.

Ahora os comento cuales son para mí las 3 claves más importantes para ganar seguridad.

  • Experimenta: para mi esta es la clave más importante. Normalmente nos solemos guiar por lo que las personas de nuestra confianza nos comentan. Y eso que nos comentan, normalmente está basado en SUS experiencias, en SUS mapas mentales o en SUS creencias. El antídoto está en experimentar, a través de ello podrás ganar confianza en lo que eres capaz de hacer, abrirás tu mente a nuevos mapas mentales. Al estar en contacto con personas diferentes a tu entorno habitual, aprenderás que a parte de tu opción A, también hay una opción B, C, mix A-C, y XXβ. 😊
  • Tratate como si fueras un/a niño/a: y me dirás, Rocío, acabas de perder la cabeza del todo. Ajajajaja. No, tranquilidad. Te voy a hacer una pregunta: ¿tú cómo te enfadas? Y ahora me dirás, pues me enfado con más o menos carácter, grito, soy más intolerante, lloro, me callo y me meto en mi mundo, etc. Para gustos los colores. Y si te dijera que los adultos no se enfadan, que los adultos dialogan, ¿qué te parecería? Pues sí, nos comportamos como niños/as, por lo tanto deberías calmarte en estas situaciones cómo si fueras un adulto calmando a un/a niño/a. Es decir, cuando tengas miedo, o estés enfadado o te digas que no eres capaz, sé sincero contigo mismo y cuéntate qué necesitas de tu “yo” adulto en ese momento. Y por supuesto, rodéate de personas que te animen y puedan ver lo positivo que tienes.  Ej: que te diga que tú si que puedes, que eres valioso/a, qué herramientas usaste en otras ocasiones para conseguir algo parecido, o que el otro es una persona con sus miedos igual que tú y que también necesitan que la entiendan y la acepten igual que a ti.
  • Se fiel a ti mismo/a: óyete en todo momento, haz lo que SIENTAS en cada momento. De esta manera no vendrán consecuencias en el futuro que sean más difíciles de arreglar o que puedan dañar no solo a ti, sino a terceros. Y ante todo, responsabilízate de las decisiones que has tomado en cada momento y piensa si en ese momento ¿te fuiste fiel o infiel a ti mismo/a?

Si te ha gustado, por favor, comparte, ya que nunca sabes a quien puedes estar ayudando! Si quieres más información para ganar seguridad, click aquí.

Feliz semana mis wonders!