5 septiembre, 2017 Coaching 0 Comentarios

9 señales de falta de AUTOESTIMA

Qué se necesita para ser exitoso? Si nos propusiéramos a hacerle esta pregunta a un grupo considerable de personas, es probable que palabras como “inteligencia”, “suerte” y “esfuerzo” estuvieran en la mayoría de las respuestas. Pero, ¿qué hay de la autoestima?

Este componente olvidado, pero imprescindible, también juega un rol determinante en la consecución y el disfrute de una vida exitosa.

Entonces, si quieres conocer el éxito, tendrás que saber primero qué tal se encuentra tu autoestima.

Estas son las señales de que está más baja de lo que debería.

  1. Te sientes estancada.

La señal: Para ti, la vida laboral, tu vida personal no avanza; hace ya bastante tiempo que te encuentras en el mismo lugar. Existe la posibilidad de que estés necesitando un cambio y no te animes a dar el gran paso por falta de confianza. ¿Es así?

La transformación: Es hora de que te abras a nuevas posibilidades, ¡la vida es tan rica en ellas! Por tanto, si no te sientes plena con lo que estás haciendo, comienza a buscar otro empleo, conoce a gente nueva, empieza a hacer pequeños cambios en tu vida. ¿Qué necesidad hay de sufrir, cuando una vida mejor te está esperando?

  1. No tienes motivación.

La señal: Levantarte de la cama por las mañanas es todo una odisea –y no porque tengas sueño–. La verdad es que no estás encontrando motivación en nada de lo que estás haciendo.

La transformación: La vida es una verdadera sinfonía de fragancias, colores y desafíos. Así que, ¡no permitas que el letargo te ensordezca! Nunca es demasiado tarde para redescubrir el encanto de seguir respirando.

  1. No tienes metas.

La señal: Es completamente lógico, si no sientes motivación por nada, ¿de dónde se supone que sacarás la energía para siquiera fijarte alguna meta?

La transformación: Ponle un freno a la ansiedad y dedícate a ir paso a paso. Fíjate pequeños desafíos a corto plazo para ir fortaleciendo tu autoestima. Incorpora actividades que te hagan sentir bien contigo misma: sal a caminar, vuelve a cultivar tus amistades, explora esa actividad que siempre ha despertado tu curiosidad, etc.

4. No sabes quién eres.

La señal: De tanto enfocarte en las opiniones ajenas, te has olvidado de quién eres en verdad. No tienes idea de a qué profesión te gustaría dedicarte y pasar tiempo en soledad es para ti una tor-tu-ra.

La transformación: Quienes te rodean también son seres que adoptan visiones fluctuantes y se equivocan. ¿Por qué, entonces, le das más importancia a su opinión cambiante y heterogénea que a la tuya propia? La opinión ajena nunca te dará la estabilidad que tanto estás buscando y que necesitas para florecer en toda tu plenitud.

5. No te quieres.

La señal: Mirarte al espejo sin que se dibuje una mueca de disconformidad en tu rostro es un imposible. ¿La verdad? Te gustaría ser cualquier otra persona en el mundo.

La transformación: “La belleza está en los ojos de quien mira”, ¿alguna vez habías escuchado esta frase? Pues, ¡ahora entiendes por qué te ves tan mal! Y es que tus ojos están mirando en la dirección equivocada. En vez de martirizarte tanto con tu reflejo, ¿por qué no cierras tus ojos y te construyes desde dentro?

6. No quieres salir.

La señal: Ya no recuerdas la última vez que saliste con tus amigas. Y se te hace cuesta arriba el tener que arreglarte para ir a los mismos sitios, hablar de las mismas cosas para al final volver sola a casa de nuevo.

La transformación: Una vez más, deja de proyectarte tanto hacia el futuro. ¿Te invitaron a salir? Para empezar, no tienes por qué pasar horas frente al espejo. Vístete con esas prendas que te hacen sentir cómoda y salid a un bar nuevo. Una buena compañía siempre te aportará nuevas perspectivas y consejos, pero claro, tendrás que ser honesta con cómo te sientes, que te preocupa sin necesidad de quedar bien.

7. Siempre te enfocas en lo que te falta.

La señal: “Si fuera más alta…”, “si tuviera más dinero”… Siempre tienes esa tendencia de centrar tus pensamientos en lo que te falta. Tu vida te resulta insuficiente o aburrida.

La transformación: Ese tipo de pensamientos no transformarán tu realidad –más bien todo lo contrario–. Ten presentes, entonces, las palabras de Eckhart Tolle: “El fundamento de toda abundancia yace en el reconocimiento de lo que ya se tiene”. Así que compra una libreta con una portada que te guste y te resulte especial y antes de acostarte escribe todos los días al menos una cosa que te haya gustado de tu día.

8. Incomodidad frente al elogio.

La señal: problemas para manejar las alabanzas de tus amigos, tus compañeros de trabajo e incluso tus jefes. Tiendes a bajar la vista o desviar la atención del tema.

La transformación: Míralos a los ojos y di simplemente GRACIAS, esbozando tu mejor sonrisa. Sencillo, no? Pues les acabas de enseñar que te gustan mucho sus opiniones y lo que es más importante, que te las mereces.

9. Incapacidad para decir “No”.

La señal: Quieres agradar a los demás  y eso lleva a que aceptes propuestas y mandatos que están lejos de tus objetivos, aspiraciones o intereses. Incluso puedes llegar a desarrollar tareas con las que no te sienten a gusto, solo para complacer.

La transformación: Sé sincera contigo misma y cada vez que necesites decir no, dilo. No tengas miedo a ser rechazada por alguien. Si esa persona no respeta tus decisiones y gustos, de verdad la necesitas en tu vida? Pues va a ser que no.

Espero que te haya ayudado, si te ha gustado o crees que puede interesarle a otras personas, regálame un comentario, un me gusta o comparte. Y si necesitas ayuda con tu autoestima, estaré encantada de ser tu coach! 🙂

Feliz semana wonders!