16 marzo, 2018 Metáforas. 0 Comentarios

Los tres leones.

Cuenta la historia, que en la sabana africana vivían tres leones muy fieros y jóvenes y de aspecto regio. Un día el mono, representante elegido por los animales, los convocó a todos en una reunión y les dijo: “Todos sabemos que el león es el rey de los animales, pero aquí tenemos un problema, actualmente tenemos tres leones, los tres son muy fuertes y jóvenes, ¿A cuál de ellos debemos obedecer?, ¿Cuál deberá ser el sucesor del viejo león muerto?”.

Los tres leones se enteraron de esta reunión y se decían a sí mismos: ”Es verdad, tienen razón los animales, una sabana no puede tener tres reyes”. Pero los tres leones no deseaban luchar entre sí, puesto que habían crecido juntos y eran amigos. Entonces, ¿cómo descubrir quién era el sucesor más adecuado?.

Para ello los animales decidieron que los tres leones debían escalar la Gran Montaña, y el que llegue primero a la cima será e próximo rey de la sabana.

La Gran Montaña era muy alta y complicada, sin embargo, los tres leones aceptaron el desafío y todos los animales fueron a despedirlos en su aventura.

El primer león intentó escalar la Gran Montaña y no pudo llegar después de varios días de travesía.

El segundo león empezó con mucho entusiasmo, pero tras varios días sus fuerzas fueron decayendo y tampoco llegó a la cima.

El tercero a pesar de todo su esfuerzo bajó sin haberlo logrado.

Todos los animales estaban estaban impacientes y curiosos. Si los tres leones fueron derrotados por la Gran Montaña, ¿cómo elegirían a su rey?.

En ese momento un águila grande en edad y sabiduría le dijo: “Yo sé quién debe ser nuestro rey”.

“¿Cómo puedes saberlo tú con tanta seguridad?”, preguntaron los animales.

“Es fácil”, dijo el águila, “yo estaba volando cerca de ellos cuando bajaban derrotados de la Gran Montaña, y oí lo que cada uno decían mientras bajaban”.

“El primero de ellos dijo: ¡Gran Montaña me has vencido!”. “El segundo león dijo: Gran Montaña reconozco que me has vencido!”. “Y el tercer león dijo: Gran Montaña, me has vencido por ahora, porque tu llegaste a tu tamaño final y es mayor que el mío, pero yo aún estoy creciendo”.

“ El tercer león será nombrado rey ya que a pesar de la derrota, tiene mentalidad de vencedor”, concluyó el águila.

Esta metáfora a su vez me sirve para introducir el tema de mi próximo post. La diferencia entre un perfil león y un perfil águila. La competitividad de un perfil león y lo que hace que pueda ser un buen líder en todo aquello que se proponga.

Y por otro lado, un perfil águila, es decir, aquellas personas que aunque estén en un segundo plano, son personas observadoras que cuando hablan, lo hacen con total seguridad, coherencia y sabiduría. Este tipo de perfiles sino se paralizan por el ego de pensar que el entorno no lo merece, pueden ser verdaderos oráculos en los equipos en los que se encuentren. Y por otro lado, muy necesarios para los perfiles león que suelen liderar los equipos, ya que siempre tendrán la respuesta o detalle que le falte a las valoraciones de un león. Y a su vez un perfil león, aprenderá a observar y no ser tan impulsivo y pensar en frío como lo hace un perfil águila.

Es muy enriquecedor saber quién eres para poder conocer a las personas que interaccionan contigo. Y en el caso de un equipo, es muy importante saber quién son las personas que lo integran para poder sacar su mejor talento y que puedan ocupar los puestos que potencian y desarrollan esos talentos.

Espero que os haya gustado y os haya servido, si es así comparte. Como digo siempre, no te lo creas, experiméntalo y a partir de ahora pasa por la vida fijándote en quién tienes en frente para mejorar la comunicación con esa persona.

En mi próximo post te contaré cómo se hace esto.

Que tengáis feliz finde Wonders!