29 agosto, 2017 Coaching 0 Comentarios

Nuevas incorporaciones al Equipo.

Empezamos curso y con ello las reuniones de ciclo, presentación de estrategias para los próximos meses y por supuesto las nuevas incorporaciones al equipo.

En ocasiones una persona nueva puede ser vista como una amenaza para los demás integrantes, dando lugar a cierto grado de desconfianza y de competitividad.

Es importante evitar este tipo de dinámicas ya que las relaciones que existen entre los miembros de equipo son tremendamente importantes ya que van a compartir alrededor de unas 8 horas al día.

Una buena relación en el equipo conlleva una gran motivación para tener un buen ambiente en el lugar en el que trabajamos, genera confianza y promueve la creatividad. Todo se traduce en mejor atención al cliente, menor cantidad de bajas y por supuesto aumento de la facturación.

Las personas son el activo más importante con que cuentan los equipos de trabajo, ya que las personas son las que tienen las habilidades y características que le dan vida y acción al equipo.

Es importante invertir tiempo en las nuevas incorporaciones, ya que como líder o gerente del equipo hemos decidido que esa persona puede aportar valor a nuestro equipo, es una pena que por haber un mal ambiente, esa persona y su talento la perdamos y decida irse a otra empresa.

Todos sabemos lo difíciles que son los primeros días de trabajo, no te sabes los nombres de tus compañeros, todavía no dominas los protocolos de la empresa, quizás no conozcas bien los productos, ni tú conoces a los clientes ni ellos a ti, etc…

El papel del líder o gerente del equipo es esencial en estos momentos porque hará que este periodo de incorporación sea lo más rápido y armonioso posible. Así que poneos en su lugar y hacer el trance más llevadero. 🙂

Aquí te informo de los puntos más importantes para realizar con éxito una nueva incorporación al equipo:

  • Información: Informar a la nueva incorporación de la misión, visión y objetivos de la empresa.
  • Formación: formarla en el nuevo puesto de trabajo que va a realizar.
  • Protocolos: enseñar los protocolos de acción que se suelen realizar en el equipo de trabajo al que se va a incorporar. Es decir, como debe comunicarse con el resto de compañeros, qué sistemas de comunicación se manejan, jerarquías, sistemas de trabajo, descansos, normativa, seguridad, etc…
  • Información de equipo: enseñar a la persona que se incorpora nueva, quienes van a ser sus principales compañeros de trabajo. Esto antes de las presentaciones en persona. Aquí el líder o gerente del equipo debería tener una orla u organigrama con fotos de los componentes de equipo para que la persona que se incorpora les ponga cara y conozca con antelación sus nombres, ya que el llamar por su nombre a una persona genera más confianza.
  • Información al equipo: informar al equipo de forma empática sobre la nueva incorporación. Esto es importante que se haga valorando los puntos fuertes de cada uno de los miembros actuales y lo que le pueden aportar al nuevo integrante y resaltando el valor que aportará al equipo la nueva persona. Haciendo ver que cada uno es una pieza imprescindible del equipo.
  • Periodo de aprendizaje: conocer el límite de tiempo que la persona nueva tiene para ser uno más del equipo. Este tiempo debe ser realista para no ocasionar ni demoras en el aprendizaje ni sensación de frustración. También cabe destacar en este apartado quienes serán las personas de equipo que acompañarán en ese aprendizaje a la nueva incorporación. Estas personas deben ser personas con alta motivación y empatía o se las forme para ello. Es importante que las personas que se dediquen al mentoring sean remuneradas por ello ya que es un extra a su trabajo, cosa que no suele ser habitual.
  • Supervisión: acordar una reunión a la semana en la que el líder o gerente del equipo se reúna con la nueva incorporación y el equipo para ver la evolución del proceso. Esto se debe hacer en conjunto con todo el equipo presente, no reuniones a petit comité. Y diseñar las acciones a llevar a cabo de los posibles problemas que vayan surgiendo.
  • Dar voz: en las reuniones de equipo hay que dar voz por igual tanto a los miembros más antiguos como a los nuevos miembros, ya que éstos pueden aportar nuevas visiones, nuevas experiencias o hacernos ver cosas que al equipo desde dentro le pasa desapercibido.
  • Tiempo de ocio: programar un tiempo de ocio con todo el equipo con actividades no relacionadas con el trabajo para generar vínculos y experiencias juntos.
  • Feedback: formar al equipo en habilidades emocionales para poder generar feedback e indicaciones con empatía y respeto hacia el resto de miembros.

El papel de un coach de equipos es ayudarte a coordinar, diseñar y llevar a cabo este proceso. Para más info pincha aquí.

 

Si crees que es interesante o te ha gustado el artículo y puede ayudar a más personas, por favor comparte 😊 y/o comenta.

 

Felices incorporaciones wonders!!