basketball-coach-liderazgo-creencias-mentes ganadoras
27 enero, 2020 Varios 0 Comentarios

En la mente de Kobe.

  Me encanta analizar, detectar las motivaciones de las mentes ganadoras, de las mentes capaces de renacer como un fénix. Indagar en sus mentes, encontrar el ingrediente estrella que hace que el resultado sea fuera de lo común.

  Este es mi pequeño homenaje a Kobe Bryant.

  Las mentes ganadoras, hechas para liderar, para autoliderarse:

  • Saben manejar sus emociones. Me gustaría analizar esta frase de Kobe Bryant, “Cuando descubrí que podía expresar mis emociones en la cancha de baloncesto, todo alrededor de mi juego cambió, no importa qué me esté pasando, no importa qué me esté afectando, siempre puedo entrar en la cancha y dejar que mi juego se exprese por mi”. Aceptarse tal y como era, esa rabia de la que él hablaba a veces, era parte de él. La mayoría de los deportistas de élite son viscerales, y su energía motora, su “rabia” bien canalizada hace que superen sus marcas, entrenen más duro.
  • Manejan su miedo. En esta frase, lo podemos ver claro. “Tengo dudas sobre mi mismo. Tengo miedo del fracaso. Tengo noches en las que pienso que me duele la espalda, me duelen los tobillos, solo quiero descansar. Todos tenemos dudas de nosotros mismos. No lo niegas, lo abrazas”. Abrazan ese miedo, ese vértigo, esas dudas sobre lo que están haciendo, sobre si lo conseguirán. Lo peor que hay es ocultarlo, porque al final saldrá y no en el mejor momento. El miedo es una emoción necesaria, es una palanca que nos hace estar presentes, que nos hace conscientes de las herramientas que necesitamos en un momento dado. Si necesitas superar tus miedos, aquí te dejo más info.
  • Son originales. Las mentes ganadoras no son seguidores, aprenden de su alrededor, de sus experiencias y se crean así mismos/as. Esta es su frase, “No quiero ser el próximo Michael Jordan, yo solo quiero ser Kobe Bryant”. Son personas con una personalidad arrolladora, brillan con luz propia. Se superan constantemente, se reinventan con cada experiencia, con cada caída.
  • Se rodean de las personas correctas. Su mundo, sus resultados dependen de las creencias con las que se van construyendo sus mentes. Van al límite, se exigen mucho más que la media, se exponen a retos que les ponen a prueba constantemente, y para ello necesitan de una mente ganadora. Una de sus frases con respecto a esto es: “yo no me trato con la gente perezosa, no hablamos el mismo idioma, no te entiendo. Y no te quiero entender”. No se pueden permitir el lujo de rodearse de conversaciones negativas, pesimistas, victimistas, donde los resursos dependan de otros y los frutos de su trabajo sean resultado del azar o de la suerte.
  • Dejan el orgullo a un lado. En su frase “la cosa más importante es intentar inspirar a la gente, para que puedan ser grandes en lo que quieran hacer”, nos muestra la humildad para saberse un instrumento de la vida. Tu misión va de cómo inspirar a otros, de cómo despertar a otros, de cómo facilitar a otros el camino, da igual la profesión que hayas elegido. Tu legado va más allá de tu orgullo, más a allá de tu ego. Su misión iba más allá de los anillos que ganara, el baloncesto fue un vehículo para enseñarnos que se puede, a enseñarnos cómo liderar, como disfrutar de lo que amas, cómo dedicarte en cuerpo y alma dejándote llevar por la pasión, ayudado por sus talentos.
  • Asume riesgos. “Siempre debes llevar tus habilidades al límite”, esta frase es demoledora. Ahora que está tan de moda recorrer “la milla extra”. Las personas que se dedican al alto rendimiento lo saben bien. Esa milla cuando ya no puedes más, cuando crees que no vas a poder, la que hace que te ardan los músculos en las últimas repeticiones, esos momentos en los que llegas exhausto, pero llegas. Miras atrás y no hay nadie, no llegaron, pero tú si, tú llegaste. Nunca pensaste que podrías hacerlo, pero lo hiciste. Ese momento en el que estás tan cansado/a pero a la vez tan feliz que no sabes si reír o llorar. “Todo lo negativo, presión, desafíos, para mi es una oportunidad de crecer”.
  • No existen los fracasos.Me llevo todo lo que aprendí con el juego y lo utilizaré en lo que venga después”. Son mentes que saben que todo sucede para algo, que todos los retos son maneras de seguir creciendo, de estar aún más cerca de tu meta.
  • Determinación. “Voy a hacer todo lo que sea necesario para ganar partidos, ya sea sentado en el banquillo con una toalla, entregando una botella de agua a un compañero o encestando un tiro ganador”. Las mentes ganadoras se saben parte de un todo, de un equipo, no necesitan ser el protagonista de la peli, cada detalle importa, cada acción impacta en el entorno. Tu responsabilidad es ser impecable en tu forma de interactuar contigo y con lo que te rodea.
  • Creen en sí mismos/as.Si tú no crees en ti, entonces nadie más lo hará”. Las personas seguras de sí misma, tienen una autoestima sana, han conseguido lo que se han propuesto, se han retado, se aceptan. Han experimentado en su vida, se han puesto a prueba y saben que podrán, no se quedan en su mente montándose berenjenas mentales como yo las llamo.

  Por todo ello cuida tu mente, es el timón del barco y te llevará al destino que dicten sus coordenadas. Cuida de quien te rodeas, mira mucho cuales son sus resultados, sus creencias, cómo se expresan. Cuida qué información o coordenadas pones en tu GPS, qué lees, qué escuchas, a quien admiras, de ello dependerá los resultados en tu vida.

Y sobre todo, ama lo que haces. Quiero terminar con esta frase: «La magia en la vida es encontrar qué es lo que amas, cuando lo encuentres, entonces la vida tendrá sentido. Para mí fue el baloncesto.»

  Solo puedo decir GRACIAS Kobe, GRACIAS Gigi y descansad en paz.